Logo Clubplaneta


Compártenos
FacebookTwitterGoogleCorreoPin it
/www.clubplaneta.com.mx/cocina/ >Vida saludable>Estrés o síndrome post-vacacional>Síndrome post-vacacional, ¿por qué sucede?

Síndrome post-vacacional, ¿por qué sucede?

Existen opiniones encontradas sobre si este proceso de adaptación a la rutina luego de tomarse unas vacaciones se puede considerar como un síndrome o no, pues para verlo como tal se parte de cómo afecta nuestro desempeño y calidad de vida en general, debido a los malestares tanto físicos como emocionales que provoca. Lo cierto es que considerado síndrome o no, regresar a la rutina en casa, el trabajo y la escuela cuesta bastante trabajo.

Los expertos en salud mental indican que anteriormente todos los síntomas asociados con el síndrome post-vacacional no existían debido a una forma de vida distinta, hoy se está ante un proceso que se ha generado en los últimos tiempos y que en cierta forma es fruto de la vida moderna, ya que en gran parte de nuestro entorno el trabajo se considera una actividad negativa, obligada y sacrificada en lugar de algo creativo, con sentido por sí mismo y digno para el ser humano.

Se cree que los síntomas tanto psíquicos como físicos afectan principalmente a personas jóvenes menores de 45 años y con mayor frecuencia a las mujeres, probablemente por desarrollar actividades en un entorno socio-familiar de mayor presión.

También se manifiesta en los niños sobre todo con la vuelta al colegio después de las largas vacaciones de verano, aunque en ellos es menos frecuente si les gusta su escuela pues la idea de volver a ver a sus amigos les motiva.

¿ Porque sucede ?

Generalmente nuestra vida esta formada por rutinas ya establecidas que suelen estar de acuerdo con el biorritmo de cada uno, por ejemplo levantarnos, hacer ejercicio, ducharnos, desayunar, ir a trabajar, etc. Toda esa actividad se relaciona con una especie de reloj interno que marca el estado en que el organismo se encuentra.

Por otro lado están aquellas motivaciones que nos impulsan a seguir adelante a lo largo de la vida. Estas motivaciones otorgan una especial resistencia frente a la adversidad.

Si ese biorritmo habitual falla y hay una ausencia de dichas motivaciones al volver a la vida ordinaria tras un periodo vacacional, esto puede producir la aparición del síndrome.

Es muy claro que cuando estamos de vacaciones nuestro ritmo de vida sufre un cambio significativo porque en primera dejamos de trabajar y por lo tanto descansamos más; la actividad nocturna es intensa, la hora de acostarse se retrasa, lo mismo ocurre con la de levantarse; también se registra un cambio de nuestros hábitos alimenticios asi que la vuelta a la vida ordinaria puede suponer un cambio brusco para el organismo.

Si no logramos acoplarnos rápidamente a este nuevo ritmo de vida, se produce una falta de coordinación entre lo que la rutina nos exige y lo que podemos ofrecer.

Por otro lado la ausencia de motivaciones o la focalización excesiva de éstas alrededor del periodo vacacional da lugar a que una vez que ésta se terminen, desaparece cualquier motivación que nos anime a seguir adelante, sobretodo cuando contemplamos con pavor que el siguiente periodo vacacional será hasta el próximo año.

Síntomas del síndrome post-vacacional

Estrés o síndrome post-vacacional
Vida saludable


Zona de comentarios