Logo Clubplaneta


Compártenos
FaceBookTwitterGoogleCorreoPin it
/www.clubplaneta.com.mx/ >¿Sabías qué?>Grasas poliinsaturadas mejoran el estilo de vida>

Grasas poliinsaturadas mejoran el estilo de vida

La buena alimentación y el consumo de una dieta equilibrada con el aporte nutricional que el cuerpo requiere, contribuye a llevar un estilo de vida saludable. Dentro de los nutrientes que debemos incorporar de los alimentos que se encuentran en la pirámide alimenticia, las denominadas grasas buenas ayudan a promover la salud cardíaca, evitar enfermedades y lidiar con el estrés, combatiendo la depresión y la ansiedad.

Dentro del grupo de grasas buenas, las grasas poliinsaturadas están presentes en varios alimentos como la soja y algunos pescados que contienen omega-3 y omega-6, dos nutrientes indispensables para mejorar nuestra salud y, con ello, el estilo de vida que llevamos.

grasas poliinsaturadas

¿Qué efectos tienen las grasas poliinsaturadas en nuestro organismo?

Las grasas poliinsaturadas contribuyen a disminuir los niveles de colesterol de lipoproteínas de baja densidad que es el que bloquea las arterias y aumenta el riesgo de padecer enfermedades del corazón. Además, colaboran con el desarrollo de las células y mejoran el rendimiento del cerebro.

El omega-3 y el omega-6 están presentes en las grasas poliinsaturadas, cada uno con sus propios beneficios. Las grasas omega-3 por ejemplo, reducen los triglicéridos que son el principal constituyente de la grasa corporal, disminuyen la presión arterial, reducen el riesgo de padecer ateroesclerosis y mejoran la frecuencia cardíaca; por lo tanto, contribuyen a la salud del corazón.

Por su parte, el omega-6 también disminuye la presión arterial, pero además controla los niveles de azúcar en sangre, por lo que reduce las posibilidades de contraer enfermedades como la diabetes.

Cómo incorporar grasas poliinsaturadas

Nuestro cuerpo no produce grasas poliinsaturadas y, por lo tanto, resulta indispensable conseguirlas de los alimentos. Algunos de los alimentos que contienen grasas poliinsaturadas y, por lo tanto, omega-3 y omega-6 son los siguientes:

  • Pescados como el atún, salmón, caballa y sardinas.
  • Aceite de girasol, soja y maíz.
  • Semillas de cártamo y girasol.
  • Frutos secos como nueces y almendras.
  • Margarina.

Por lo general, se recomienda no consumir más del 10 por ciento de calorías que provengan de grasas ya que esto contribuye al aumento de peso. Por esta razón, se recomienda mantener una dieta equilibrada que regule las cantidades consumidas.

Las etiquetas de información nutricional nos ayudan a calcular cuánto debemos comer para consumir la porción justa. Por ejemplo, al consumir nueces debemos asegurarnos de no comer más de un puñado ya que aportan una cantidad significante de calorías.

En general, consumir al menos dos porciones de pescado a la semana es suficiente para incorporar grasas poliinsaturadas en las comidas. Además, se recomienda condimentar los platos con aceites y semillas ricas en estas grasas buenas.

El consumo de grasas poliinsaturadas, cuyos nutrientes no pueden ser producidos por el cuerpo, contribuye a prevenir enfermedades cardíacas y relacionadas con la alimentación, como la diabetes.

Presentes en pescados, aceites y semillas, las grasas poliinsaturadas contienen omega-3 y omega-6 que ayudan a mantener el bienestar corporal y, por lo tanto, mejoran nuestro estilo de vida con solo incorporarlas moderadamente a nuestra dieta.

Autora: Jessica Williams.


Zona de comentarios